Astronomía Mesoamericana

Julieta Fierro

05/04/2021, 11:00 (CST)
16/04/2021, 17:00 (CST)

Resumen

En esta charla se explicará cómo todos los sitios arqueológicos mesoamericanos servían como calendarios. También se explicará la habilidad de los astrónomos de la época para calcular cuándo habría eclipses y tránsitos de Venus. Pero sobre todo se mencionarán los juegos de luz y sombra asociados con la astronomía que idearon los mesoamericanos. La astronomía que desarrollaron los mesoamericanos es sin duda uno de los grandes logros de la humanidad. Para organizar su actividad social y comercial idearon un calendario muy preciso en base a la observación minuciosa de la salida y la puesta del Sol. Así, todos los sitios arqueológicos actuales construidos por los antiguos mexicanos eran, además de sitios de asentamiento del poder, de culto y de intercambio comercial, calendarios astronómicos. Durante el año las salidas del Sol son en promedio por el este; sin embargo durante el invierno el Sol sale un poco más hacia el sur y en invierno ligeramente más hacia el norte. De esta manera los astrónomos podían conocer la fecha, observando la salida del Sol respecto del horizonte montañoso o comparando su posición con monumentos diseñados ex profeso. Por ejemplo durante el equinoccio, los días dónde el número de horas de luz y de oscuridad es el mismo, existían aros de juegos de pelota por dónde pasaba el Sol durante ese día. O durante el paso cenital construyeron observatorios de tal manera que el Sol iluminara varias ofrendas. Contaban el paso del tiempo con dos calendarios, uno solar basado en el paso de la época de secas y de lluvias de 365 días de duración y un año bisiesto y otro ritual de 260 días, inspirado en el tiempo de gestación de un bebé. Estos calendarios se reiniciaban cada 52 años y se realizaban rituales para conmemorar el evento como la ceremonia del fuego nuevo.